En la India cada año se da la bienvenida a la primavera de manera muy especial: “Holi” es la fiesta de los colores y una de las festividades más importantes del país. No solo celebran el cambio del invierno a la primavera, sino también, según el hinduismo, la victoria del bien sobre el mal, y lo hacen con mucho color. Durante esta celebración, la gente se pinta y lanza polvos de colores llamados Gulal.[1]

El Holi, es una divertida celebración, donde por un día, las diferencias entre castas, religión u origen desaparecen; los límites entre las distintas capas sociales, gente mayor y jóvenes, ricos y pobres, se difuminan. En este día, todas las personas son iguales. La diversidad cultural, el respeto mutuo, la alegría, así como la tolerancia, son lo que hacen inolvidable la fiesta de Holi cada año en la India.

Sin embargo, muy poca gente que participa en estos eventos masivos, sabe el origen cultural o la finalidad de esta celebración hindú, y por ello, menos aún el origen del polvo de colores, mismo que se fabrica con harina de trigo o de maíz, que se mezcla con una amplia gama de colores de origen vegetal (¿Cómo hacer polvos de colores?); y es aquí donde surge un debate acerca de si es ético desperdiciar alimentos, en este caso, harina, para la celebración de la fiesta.

rave-naco

Desde la antigüedad, las harinas -de arroz, avena, cebada, centeno, maíz, mijo, sorgo o trigo- han constituido la base fundamental de la alimentación de todas las civilizaciones humanas a lo largo de la historia.

El trigo y el arroz, son los cereales más extensamente cultivados en el mundo, mientras que, tanto por su superficie sembrada como por el volumen de producción, en México, el más importante es el maíz. Según datos oficiales[4], esta semilla representa el 18% del valor de producción del sector agrícola y concentra el 33% de la superficie sembrada en el territorio nacional (7.5 millones de hectáreas), lo que supone casi el 85% del volumen nacional de cereales y el 2.8% de la producción mundial.

En promedio, para lograr un rendimiento de entre 6 y 9 toneladas de grano de maíz por hectárea en suelos de temporal, un campesino debe trabajar la tierra unos nueve meses que incluye desde la preparación del terreno, la siembra, el mantenimiento y hasta obtener la cosecha, lo que implica entre seis y ocho horas cada día y una inversión de aproximadamente $11000.

MEXICO-US-CANADA-AGRICULTURE-NAFTA-CORN

Considerando que en general, el cultivo de maíz es subsidiado con nuestros impuestos hasta en un 75%, el campesino debe al menos hacer una inversión de $3500 por cada 5 hectáreas que pretenda sembrar. Esto incluye sólo el costo de la semilla, el fertilizante, el agua y los combustibles.

Con un precio del maíz supuesto de $3500 por tonelada, la cosecha total de un terreno de 5 hectáreas, se vende en unos $31,500. Es decir, que la tasa de retorno sobre la inversión neta es de aproximadamente 120%, lo que implica que un campesino gana en promedio sólo 1.2 pesos por cada peso que invierte. De esta manera, la contribución (a los costos de vida del campesino promedio) es de aproximadamente 17 mil pesos, que deberán rendirle para mantener a su familia por los siguientes meses; y éste rendimiento puede ser aún menor, si es el caso de que rente el terreno o que no sea dueño de la maquinaria que utilice.

Con el uso de agroquímicos, así como el combustible del tractor y del camión que lleva del campo a los molinos, entre otros factores, se ha estimado que la huella de carbono de la producción de maíz es de unos 777 kg de CO2 por cada tonelada producida[5], que además requieren del empleo de unos 45 mil litros de agua[6].

De la harina de maíz se obtienen las tortillas, tostadas, totopos, atole y tamales, entre otros muchos alimentos que son la base de la dieta del mexicano. En promedio, se requieren 5 kilos de maíz para producir 3 kilos de harina, con los que se pueden producir hasta 6 kilos de masa para tortillas.

Por eso, y no sé ustedes, pero con toda esta información, creo que es más sustentable que se use la harina para producir alimentos, a desperdiciarla en pintarla de colores para luego aventársela los unos a los otros.

PRODUCT OF MEXICO | Day 4 | Alejandrina - child labor

[1] Ver http://www.holifestival.com/mx/es/esp%C3%ADritu-holis

[2] Ver http://www.holifestival.com/cl/es/festival-de-los-colores/holi-festival-of-colours

[3] Ver http://www.hugomiguez.com.ar/1rave/rave.pdf

[4] Ver http://www.financierarural.gob.mx/informacionsectorrural/Panoramas/Ficha%20Ma%C3%ADz.pdf

[5] Ver http://www.factorco2.com/comun/docs/68-Huella%20de%20carbono%20de%20los%20cereales.pdf

[6] Ver http://www.huellahidrica.org/Reports/AgroDer,%202012.%20Huella%20h%C3%ADdrica%20en%20M%C3%A9xico.pdf

Anuncios