terremotoEsta semana tuve la oportunidad de ver “7:19”, una película mexicana inspirada en el testimonio de personas que fueron rescatadas de un edificio público que se derrumbó durante los sismos de septiembre de 1985, y que son parte del libro de Iván Salcido, “El terremoto de 1985, 30 años en nuestra memoria”. La historia se inicia a las siete de la mañana de ese fatídico 19 de septiembre, cuando los empleados de una Secretaría, van llegando a trabajar. Con algunos planos secuencia, el Director presenta a los protagonistas: Don Martín, el anciano velador (interpretado por Héctor Bonilla), y el Lic. Pellicer, un Subsecretario (interpretado por Demián Bichir). Confieso que es una película muy impactante y más para quienes vivimos esta tragedia. Sin embargo no esperen ver la clásica historia de un rescate milagroso o historias paralelas entre rescatistas y rescatados. Es una secuencia de charlas entre personas atrapadas bajo los escombros de un edificio público de siete pisos; es la exposición de la frágil condición humana y el instinto de supervivencia entre un Subsecretario y un Velador que hacen expiación de las miserias de sus actos y de sus vidas. Es una lección de vida de un terremoto que mató a más personas por la corrupción y por la falta de una cultura de prevención, que por el efecto mismo de las ondas sísmicas. Es un extraordinario ejemplo de que la mejor secuencia no se construye en la pantalla, sino en la mente de cada espectador.

#HayQueVerla

14524372_10154015038543995_203771471330931767_o

14543772_10154013462478995_795843965444966093_o

Anuncios