chiste_aula_virtual

Es esencial la educación para trascender de la sociedad de la información (donde lo que importa son los datos o los conceptos), a la sociedad del conocimiento (donde lo importante es desarrollar el talento para buscar, procesar, adaptar, crear, innovar y aplicar los conocimientos en la resolución de problemas del contexto, tanto locales como globales).

La educación de las personas es el resultado de múltiples variables de tipo  contextual que tienen su efecto positivo o negativo en lo relativo a su comportamiento, en su ideología y en su desarrollo profesional.

Me animo a afirmar que el ser humano como ser social, se educa y se transforma en su contexto, fundamentalmente en su entorno familiar, laboral y de amistades, pues es un hecho que gran parte de los saberes humanos son adquiridos en casa, con la familia o por otras vías que dependen del ambiente en el que se vive e inclusive de las personas con las que uno decide juntarse, y que dadas las condiciones de vida que ahora tenemos, al menos en las ciudades y cada vez más en zonas rurales, es más común que copiamos lo que vemos o escuchamos a través de los medios de comunicación masiva.

Sin embargo, es innegable que la escuela sigue siendo el espacio idóneo para la transmisión del conocimiento y para la educación de los ciudadanos, y por esta razón, necesitamos seguir cambiando las prácticas de aprendizaje en el aula o el laboratorio, porque estamos ante el reto de construir la sociedad del conocimiento desde la escuela. Con este marco de referencia, es inherente entonces que se trata de acercar el aula a la realidad.

Así, el principal objetivo que debemos atender en las escuelas es brindar las condiciones para que los docentes puedan crear ambientes de aprendizaje adecuados, para que sus estudiantes manipulen con facilidad una gran cantidad de información, propiciando con ello que surjan ideas para solucionar y enfrentar los conflictos de su diario acontecer, dejando en este trayecto de vida, un legado de aprendizaje y conocimiento que les enseñe a descubrir sus debilidades y a potenciar sus fortalezas.

Y esto no es tarea menor, porque si asumimos a la escuela como el recinto que la sociedad promueve para la formación de sus ciudadanos, entonces la educación escolarizada desde las aulas, tiene por delante una gran responsabilidad, que no es otra sino la de ofrecer alternativas para contrarrestar la desintegración familiar, o la influencia de los medios de comunicación, y en general todos los malos ejemplos que vemos diariamente en la sociedad.

Anuncios