Los hechos:

Es de muchos un hecho conocido que la fecha exacta del nacimiento de Cristo nadie la conoce, aunque lo único que sí se puede decir con certeza, es que NO nació el 25 de diciembre ni en el año “cero” de nuestra era. Pensemos por ejemplo, si fuera cierto lo que dice la biblia de que los pastores estaban en el campo con sus rebaños a la intemperie, esto, sería imposible el 25 de diciembre simplemente por el frío del invierno, que en esa zona del planeta alcanza temperaturas muy bajas, de hecho, es más probable que hubiera sido a mediados de año. El año en que se supone nació Cristo es ampliamente aceptado como válido que no fue nuestro cero del calendario gregoriano. En realidad es un error atribuido a Dionisio el Exiguo, quien se equivocó en la datación que la iglesia hizo en el siglo primero, y que se oficializó en todo el mundo por ahí del siglo XVI. El 25 de diciembre se debe a la antigua celebración del nacimiento anual del dios-Sol en el solsticio de invierno que fue adaptada por la iglesia católica en el siglo tres para permitir la conversión de los pueblos paganos, por eso, muchos dioses también “nacieron” el 25 de diciembre. Sin embargo, si con todo esto alguien cree que no me parece importante el 25 de diciembre, se equivocan, pues hay algo que si vale la pena celebrar, y que es el nacimiento de uno de los más grandes en la historia de la humanidad, quien por cierto, si nació el 25 de diciembre pero de 1642, y me refiero, por supuesto, al gran Isaac Newton…

Y para sumarle a mi espíritu navideño, considerando que en estas épocas hay que soportar la hipocresía de mucha gente que todo el año te crítica y se cansa de ponerte el pie, que no se puede salir porque hay demasiada gente en las calles, excesos, consumismo, congestionamientos viales, borrachos, basura, cohetes, ruido, deforestación, etc. (y como ya dije, en el centro del asunto, el pretexto de una fiesta que de origen es más leyenda que verdad), es decir, que la “navidad” no es otra cosa más que un gran negocio, definitivamente y desee hace muchos años, yo NO celebro “la navidad”.

newtondad

Siendo así, queridos lectores, les deseo una…

 ¡muy feliz Newtondad!

_____________________

Era un diciembre frío, la estrella más brillante del firmamento resplandecía como siempre porque su intensidad es constante y a menos que estuviera cerca de agotar su hidrógeno no tendría porque variar. En ese mágico momento con su brillo anunciaba… nada porque era una estrella en el firmamento y esas no son como las de televisa que todo te anuncian y te quieren vender… En fin, en una granja, rodeado de campos… un 25 de diciembre un nuevo ser, que daría luz, paz y desarrollo al mundo, nacería… en medio de Inglaterra.. ese niño era Sir Isaac Newton… Newton llegaría al mundo con su mensaje de Gravedad, cálculo (integral y diferencial) y nos dejaría 3 leyes que regirían todo en el universo… bueno hasta que llegó Einstein y se dio cuenta que si las cosas se acercaban a la velocidad de la luz todo cambiaba… Hoy celebremos el día y recordemos al hombre que pasó su vida entera dedicado a la ciencia…

pd. Lancen un manzana a las 12 de la noche para recordar tan épico momento de la historia.

Mtro. Julio Baizábal

_____________

La verdadera y triste historia del cumpleaños de Newton

¿Por qué era Newton tan amargado? ¿Por qué cada año los ateos cientificoides hacemos grandes esfuerzos para que se note que nosotros no celebramos la Navidad, esa fiesta religiosa, y por lo tanto bárbara, retrógrada, tonta e irracional, sino el súper racional, civilizado y nada tonto cumpleaños de Newton? Resulta que las dos cosas están relacionadas. Verán. Como Newton nació el día de Navidad, de chiquito su mamá le juntaba el regalo de Santa Claus con el de cumpleaños y no le hacía fiesta porque ya había gastado mucho con la cena de navidad y no estaba el horno para bollos ni el negocio de la granja para fiestitas superfluas. Newton veía que todos sus amiguitos recibían regalos de cumpleaños en su cumpleaños y regalos de Navidad en Navidad pero él no, porque en su caso cumpleaños y Navidad eran como esas soluciones degeneradas de una ecuación, que son distintas pero son la misma. Años después Newton empezó a fraguar planes para matar a Leibniz, que siempre recibió regalos de cumpleaños Y de Navidad. El plan era atragantarlo de pastel, pero falló. Leibniz se murió solito y Newton hizo un viaje especial para ir a bailar sobre su tumba y dejar sobre la lápida una montaña de moños de regalo en señal de desprecio. Lamentablemente todos pensaron que era un homenaje, y que con los moños Newton reconocía que Leibniz era el legítimo inventor del cálculo. Newton también emprendió una campaña para hacer que Inglaterra adoptara el calendario gregoriano y todos pensaron que era un hereje porque ya saben: #calendariopapista (de por sí sus ideas religiosas no cuadraban muy bien con las de su entorno protestante). Pero nosotros ya sabemos a qué obedecía su interés en el cambio, ¿no? Newton tuvo éxito, pero como el calendario gregoriano y el juliano están desfasados 10 días, había que comerse esa misma cantidad para alcanzar al calendario gregoriano. Lamentablemente, justo los 10 días que se suprimieron contenían el cumpleaños de Newton y éste hizo una rabieta tan fuerte, que se murió.

Sergio de Régules.

_______________

Isaac Newton.

El 25 de diciembre de 1642, Woolsthorpe, Lincolnshire, Inglaterra, nacía el físico, filósofo, teólogo, inventor, alquimista y matemático inglés Isaac Newton, una de las mentes mas brillantes de todos los tiempos. El matemático y físico francés Joseph Louis Lagrange (1736-1813), dijo que “Newton fue el más grande genio que ha existido y también el más afortunado dado que sólo se puede encontrar una vez un sistema que rija el mundo”.
¿Qué se puede decir de Newton que no se hubiese dicho ya? Nada. Posiblemente sea una de las personas más estudiadas de todos los tiempos. No es para menos. Un buen resumen de la vida y obra de  Newton sería simplemente decir, cambió la Historia. Asombra pensar, que un sólo hombre realizase tantas y tan magníficas contribuciones a la Ciencia. Se ha hablado de su mal genio (sus enfrentamientos con Leibiniz , Huygens y Hooke, son legendarios). Se ha rumoreado que se aprovechaba del trabajo de otros, de su enorme ego y de su inmenso rencor. Pero lo que es incuestionable, que aún a día de hoy, en el siglo XXI, su figura es imponente. Cuando el 5 de julio de 1687, Isaac Newton publica Philosophiæ naturalis principia mathematica (Principios matemáticos de la filosofía natural) el mundo y nuestro conocimiento del mismo, simplemente cambió. Se trataba de el libro científico mas importante de todos los tiempos. Y nadie, todavía, ha conseguido cuestionar semejante honor. Newton fue el primero en demostrar que las leyes naturales que gobiernan el movimiento en la Tierra y las que gobiernan el movimiento de los cuerpos celestes son las mismas, casi nada. Newton comenzó sus estudios en la King’s School de Grantham. En 1661 ingresó con dieciocho años en la Universidad de Cambridge . Se graduó en el Trinity College en 1665 con mas pena que gloria. No fue un estudiante modélico, ni mucho menos. No asistía de forma regular a clases, prefiriendo la formación autodidácta. Su ego parecía empezar a manifestarse. A mediados del verano de 1665, la Gran Peste apareció en Londres. En otoño se cerró la Universidad de Cambridge y todos los estudiantes fueron enviados a sus casas. Newton comentaría con posterioridad que, precisamente, sus años de “exilio” universitario, los comprendidos entre 1665 y 1666 serían los más fructiferos de su carrera, lo que nos da una pequeña idea de su gran espiritu autodidácta. Así escribiría: “A comienzos de 1665 encontré la… regla para reducir cualquier dignidad(poder) de los binomios a serie. El mismo año en 1 de mayo descubrí el método de las tangentes… y en noviembre el método directo de las fluxiones (es decir, los elementos de lo que ahora se llama cálculo diferencial) y al año siguiente, en enero, la teoría de los colores, y en el siguiente el método inverso de las fluxiones (es decir, el cálculo integral) y en el mismo año comencé a pensar en la gravedad extendiéndola a la órbita de la Luna… y…comparé la fuerza requerida para mantener la Luna en su órbita con la fuerza de la gravedad en la superficie de la Tierra”. Tras numerosas  vicisitudes, en octubre de 1667 Newton fue elegido miembro becario del Trinity College. De 1667 a 1669 emprendió investigaciones sobre óptica. En 1669 sucedería al teólogo y matemático inglés Isaac Barrow Barrow (Londres, octubre, 1630 – id., 4 de mayo, 1677) en la cátedra lucasiana en la que se mantendría hasta 1696. El 5 de julio de 1687, Isaac Newton publica Philosophiæ naturalis principia mathematica (Principios matemáticos de la filosofía natural). El libro científico mas importante de todos los tiempos, donde describe la ley de la gravitación universal y estableció las bases de la mecánica clásica mediante las leyes que llevan su nombre. El libro que se publicaría a instancias de su amigo Edmond Halley, recoge sus descubrimientos en mecánica y cálculo matemático. Esta obra marcó un punto de inflexión en la historia de la ciencia y es considerada, por muchos, como la obra científica más importante de la Historia. Su publicación se había demorado enormemente dado el temor de Newton a que otros intentaran apropiarse de sus descubrimientos. Sin embargo Edmond Halley presionó a Newton hasta que publicara, Newton se lo agradece en las primeras páginas del libro. Los tres libros de esta obra contienen los fundamentos de la física y la astronomía escritos en el lenguaje de la geometría pura. El Libro I contiene el método de las “primeras y últimas razones” y, bajo la forma de notas o escollos, se encuentra como anexo del Libro III la teoría de las fluxiones. Newton trata el programa de la llamada interpretación mecanicista de los fenómenos físicos, un punto de vista que ha dominado la física hasta principios de este siglo y sólo fue corregida con la aparición de la teoría de la relatividad y de la mecánica cuántica. Llegó a desarrollar el tratamiento matemático de los fenómenos mecánicos de forma tan precisa que pueden ser empleados sin alteración en cualquier libro moderno de mecánica clásica. En el campo de la mecánica recopiló en su obra los hallazgos de Galileo y enunció sus tres famosas leyes del movimiento. La parte de axiomas o leyes del movimiento comienza indicándonos las famosas tres leyes de Newton. Entre otras muchas cosas, Newton explicaba el fenómeno de las mareas como debidas a la desigual fuerza gravitatoria ejercida por el Sol sobre los hemisferios terrestres al girar hacia él y lejos de él. Entre 1670 y 1672, Newton,trabajó intensamente en problemas relacionados con la óptica y la naturaleza de la luz. El 8 de febrero de 1672, Isaac Newton, lee su primer escrito relativo a la óptica delante de la Royal Society en Londres; “Nueva teoría sobre la luz y los colores ” Newton demostró que cualquier telescopio refractor sufriría de un tipo de aberración conocida en la actualidad como aberración cromática, que consiste en la dispersión de la luz en diferentes colores al atravesar una lente. Para evitar este problema había inventado un telescopio reflector.  El telescopio de Newton constaba de un espejo primario cóncavo y un espejo secundario de plano diagonal. Eligió una aleación (espéculo de metal) de estaño y cobre como los materiales más adecuados para su espejo objetivo. El primer telescopio de este tipo estaba finalizado a finales de 1968. Newton demostró, además,que la luz blanca estaba formada por una banda de colores (rojo, naranja, amarillo, verde, cian, azul y violeta) que podían separarse por medio de un prisma. Hizo pasar un haz de luz solar a través de un prisma de cristal de forma triangular, y comprobó que el haz originaba una banda constituida por luz roja, naranja, amarilla, verde, azul y violeta, y que cada color pasaba al próximo mediante una transición suave. Lo que Newton demostró fue que la luz solar, o “luz blanca”, era realmente una mezcla de muchas radiaciones específicas (que hoy reconocemos como formas ondulatorias, de diversa longitud de onda), las cuales excitan el ojo humano, determinando la percepción de los citados colores. El prisma los separa, debido a que, al pasar del aire al cristal y de éste a aquél, la luz es desviada en su trayectoria o “refractada”, y cada longitud de onda experimenta cierto grado de refracción, la cual es mayor cuanto más corta es la longitud de onda. En base a los experimentos realizados sobre la naturaleza de la luz Newton formuló su teoría general. Para Newton la luz estaba formada por corpúsculos y se propagaba en línea recta y no por medio de ondas. A raíz de estas conclusiones comenzaría su disputa con Hooke y Huygens, firmes defensores de la la naturaleza ondulatoria de la luz, y que se prolongaría durante años. Ahora sabemos que la luz tiene una naturaleza dual: es onda y corpúsculo al mismo tiempo. Pero para esta conclusión haría falta el surgimiento de un nuevo tipo de física, la mecánica cuántica, hecho que no se produciría hasta el siglo XX. En 1704, Newton escribiría su obra más importante sobre óptica, Opticks, “Un tratado de las reflexiones, refracciones, inflexiones y colores de la luz”, en la que exponía sus teorías anteriores y la naturaleza corpuscular de la luz, así como un estudio detallado sobre fenómenos como la refracción, la reflexión y la dispersión de la luz. En la parte de definiciones comienza con rayo de luz, refrangibilidad y reflexibilidad, ángulo de incidencia, ángulo de reflexión, luz simple, senos de incidencia, reflexión y refracción. En la parte de Axiomas describe como se comportan los rayos de luz y describe las propiedades de los ángulos ya mencionados. También expone lo que se conoce como la ley de Snell para distintos casos, como son espejo plano, espejo esférico, superficie plana, superficie, esférica, lentes y prismas. Además introduce una sencilla explicación del funcionamiento del ojo humano. En 1701 Newton renunció definitivamente a su cátedra y a su condición de investigador del Trinity College. En 1703, tras la muerte de Hooke y, Newton fue elegido presidente de la Royal Society, cargo que conservó hasta su muerte. En 1705 se le otorgó el título de sir. El “gigante” finalmente moriría la noche del 20 de marzo de 1727 (calendario gregoriano). Fue enterrado en la abadía de Westminster. Un honor reservado a los grandes hombres de Inglaterra. Como colofón, destacar que Isaac Newton en una carta remitida el 15 de febrero de 1676 (el 5 de febrero de 1675 en el calendario juliano de la época) a Robert Hooke, escribió: “Si he visto más lejos es porque estoy sentado sobre los hombros de gigantes” (nos esse quasi nanos, gigantium humeris incidentes). La cita pertenecía en realidad a Bernardo de Chartres, pero ha quedado ligada para siempre a Newton.

Anuncios