– Hola prof!
– Hola.
– Estuvo bien su curso.
– ¿Te parece?
– Sí. Es que a mi me gustan mucho los animales y aprender sobre el cuerpo humano, es más creo que me gustaría estudiar biología.
– ¡A que bueno! Seremos colegas.
– ¿Qué materias se llevan? ¿Hay muchas matemáticas?
– Pues verás. Sin importar en que escuela decidas estudiar, los planes de estudio incluyen matemáticas, química y físca o combinaciones como fisicoquímica o bioquímica en los primeros semestres.
– Uy, y ¿para qué?
– Porque si no entiendes el lenguaje de la naturaleza, tu aprendizaje de la biología sería muy limitado.
– ¿Cómo limitado?
– Porque te limitarías a describir a los seres vivos pero difícilmente entenderías sus relaciones evolutivas o ecológicas.
– ¿Y siempre son matemáticas en su carrera?
– Claro que no, aunque podría decirse que quedan implícitas, conforme avanzas vas llevando materias más relacionadas con plantas, animales y microorganismos; fósiles, moléculas, etc.
– ¿Pero primero hay que pasar las mate?
– Sí.
– Y entonces, ¿Por qué en secundaria biología está en primero de secundaria, física en segundo y química hasta tercero?
– La verdad no sé, lo que si presiento es que quienes hicieron los planes de estudio no son biólogos (ja ja ja…)
– Si es cierto. Con razón luego para explicarnos lo de cómo se alimentan las células se tuvo que ir hasta los átomos. ¿se acuerda?
– Pues sí.
– Pues yo ya me fui a extra de mate. Al menos en Biología ahi la llevo. Por cierto, ¿como me fue en el examen final?
– Sacaste 5.
– ¿Sabe que?
– Dime…
– Que igual ya no estudio biología, creo que mejor estudio algo que no lleve mate, ni química ni biología.

Anuncios